¡Hay orientación estratégica!: Es mi balance positivo de los 100 días de gobierno en una semana de desaliento.

¡Hay orientación estratégica!: Es mi balance positivo de los 100 días de gobierno en una semana de desaliento.

Esta semana han ido aconteciendo una serie de hechos que me han producido un cambio de ánimo desde la sensación inicial de que las reformas estaban orientando nuestra economía hacia una recuperación dentro de tres trimestres, hacia una sensación de que las reformas no cambian la realidad y son mal recibidas. El más simbólico de estos hechos es el resultado de las elecciones en Andalucía, el más mediático la Huelga General y el más importante las advertencias Europeas (y de algunos expertos españoles) de que la reforma del sistema financiero no es suficiente.

El estado de ánimo vuelve a cambiar de una manera fácil, con alguna noticia positiva o algún nuevo impulso desde el Consejo de Ministros … o se vuelve a hundir con nuevas noticias negativas. Es decir, es voluble y sólo relativamente importante. Por tanto, a continuación intento poner algunas evidencias para superar los estados de ánimos (sean los que sean) y analizar lo acontecido.

Mi principal valoración positiva es que existe un objetivo implícito y una gran coherencia en lograrlo (ver tabla). El objetivo es devolver a la sociedad civil y a la iniciativa privada más protagonismo en la gestión de la economía. Hablo de implícito porque no está formalmente anunciado; Hablo de sociedad civil más que de sector privado porque la Banca o el Sector Eléctrico no están entre los beneficiados por estas medidas; Y hablo de gran coherencia y no plena coherencia porque no consigo encajar la subida del IRPF en ninguna de las dimensiones estratégicas que orientan las actuaciones (aunque sí en una necesidad de cumplir con el objetivo de déficit rápidamente sin encontrar o querer abordar otras vías).

Dichas dimensiones estratégicas están orientadas, en primer lugar, a dar liquidez para la iniciativa privada (en los últimos años sólo ha crecido el crédito al sector público) y a liberar recursos acopiados por el Sector Público para que puedan ser utilizados por el privado.

En segundo lugar a otorgar seguridad jurídica a la empresa privada y muy en especial a aquella que depende del Sector Público. Bien porque vende a las Administraciones Públicas o bien porque su actividad es regulada por el Gobierno. También en otorgar seguridad y reputación a unas administraciones que pueden y deben funcionar bien.

En tercer lugar a facilitar la organización de la producción a la dirección de las empresas dándoles más poder de negociación y apoyando el acceso a los mercados exteriores con una clara orientación a este objetivo de la capacidad institucional pública.

Considero que puede ser objeto de discusión la pertinencia de este objetivo; sin duda tiene un componente ideológico o filosófico que en mi opinión es el fondo de la convocatoria de la huelga de hoy. También son discutibles y criticables algunas de las actuaciones y más aún algunos de los puntos concretos de las mismas (en particular, en el caso de la reforma laboral).

Pero quiero destacar que conviene ver con perspectiva global que es una orientación estratégica clara. Y que por tanto, aunque el grado de perfección en la concreción o aplicación de las actuaciones no alcance el 100% en todos los casos (o en ninguno), el grado de éxito de cada una de ellas se moverá en el mismo sentido y, por tanto, moverán a nuestra economía hacia un punto diferente y deseado por las reformas. No obstante, esto no es óbice para mejorarlas en la medida que se sepa cómo; y tampoco pretendo con ello convencer a aquellos que consideran inadecuado el objetivo final.

Dimensiones estratégicas Actuaciones

Dimensión Financiera. Proveer liquidez

Pagoa proveedores

Nueva aportación al ICO

Condicionalidad de incremento liquidez a las Pymes para acceder la ayuda pública en las   medidas de Saneamiento Financiero

Dimensión Financiera. Desmontar el efecto crowding out (o efecto desplazamiento de la   inversión privada a la pública)

Consolidación Fiscal y Acuerdo de No Disponibilidad Presupuestaria

Reducción subvenciones a Partidos Políticos y Agentes Sociales

Redimensionamiento del Sector Público Empresarial y Fundacional

Ley de Estabilidad Presupuestaria

Dimensión de la Seguridad Jurídica de la Empresa y mejora de la Reputación de la Administración Pública

Reforma de los Organismos Supervisores

Redimensionamiento del Sector Público Empresarial y Fundacional

Pago a proveedores

Ley de Transparencia y penalización de la mala gestión pública

Dimensión de la organización de la producción y la iniciativa empresarial

Reforma   Laboral

Ley de Apoyo a Emprendedores

Reorientación de los Servicios Exteriores hacia la Marca España

Enrique Martínez Cantero
Experto en estrategia y gestión pública por el IESE
CEO en Red2Red Consultores

Nota: este post fue publicado originalmente en http://dl.dropbox.com/u/28167604/Hay%20orientaci%C3%B3n%20estrat%C3%A9gica.pdf

Anuncios

Acerca de Enrique Martínez Can
Presidente Government Performance Group "Govermance"

4 Responses to ¡Hay orientación estratégica!: Es mi balance positivo de los 100 días de gobierno en una semana de desaliento.

  1. Un post muy interesante, Enrique.
    Sintetizando tu mensaje, nos dices que los estados de ánimo son volubles (yo añadiría que incluso fácilmente manipulables), pero que todas las medidas del gobierno van en una dirección clara y, como mínimo, darán como resultado una modificación significativa de la situación de nuestra economía.
    Estoy de acuerdo en que es necesario un cambio de orientación en nuestra economía y no pongo en duda que una apuesta por la iniciativa privada en detrimento de la pública pueda provocar ese cambio.
    En lo que no estoy de acuerdo es en obviar los estados de ánimo. Es muy arriesgado apostar porque el resultado final ponga en valor todo el trabajo realizado por el camino, porque se corre el riesgo de que no dé tiempo a obtener el resultado buscado.
    La huelga general del 29M, el resultado de las elecciones andaluzas y la movilización en defensa de la enseñanza pública, entre otras, están trasladando un mensaje claro al gobierno: hay una masa social importante que está muy enfadada con las soluciones “oficiales” para salir de la crisis.
    Este enfado no es con el gobierno del PP. Es extensible al anterior gobierno del PSOE, a las imposiciones de Francia y Alemania como líderes de la UE, a las decisiones del BCE, etc.
    Esa importante masa social asume que le toca pagar los platos rotos de una fiesta a la que no fue invitada, y eso le resulta muy frustrante (movimiento 15M), pero lo asume. El hecho de obviar los estados de ánimo se traduce en no cuidar los gestos políticos y eso, en un escenario de enfado generalizado, puede hacer que se rompa la cuerda.
    Un ejemplo para visualizar el concepto anterior: Quizá la amnistía fiscal sea un buen mecanismo para conseguir liquidez a corto plazo y fortalezca nuestra economía, pero el gesto político que traslada esta medida es nefasto. Ahora no solo le estás diciendo a la masa social enfadada que tiene que pagar los platos rotos de la crisis, sino que además les estás diciendo que los que montaron la fiesta se van a ir sin pagar. Demasiado peligroso.

    • Enrique Martínez Cantero says:

      Gracias por tu buen comentario Pablo.

      La comunicación política es clave pero como tu también mencionas se puede caer en la manipulación. Entiendo que lo has mirado desde una perspectiva sociológica y yo desde una perspectiva más económica. Pero ambas son necesarias y yo no lo mencionaba.

      Sobre la fiesta también estoy de acuerdo con un matiz: opino que mirar sólo a los demás cuando se habla de los excesos es incompleto.
      Cada vez que pedíamos una hipoteca más alta de la que podíamos; y luego un nuevo préstamo para el coche o el sofá; cada vez que pedíamos una baja por enfermedad que no era necesaria; cada vez que los trabajadores de un organismo público presionaban para mantener a un interino cuando ya no era necesario; cada vez que convertíamos una baja voluntaria en un despido para cobrar el paro; cada vez que como consumidores elegíamos a las Cajas a pesar de que ya sabíamos lo que estaban haciendo, etc, etc, etc … Cada vez que hacíamos eso también acudimos a la fiesta.

  2. Estimado Enrique,
    En primer lugar te felicito por la iniciativa del blog, siempre resulta una aportación interesante.
    Pero posteriormente paso a manifestarte mi discrepancia:
    Los primeros cien días de gobierno Rajoy han resultado sencillamente dramáticos para el país. Fundamentalmente por las consecuencias del excesivo celo en las estrategias de comunicación que han dado al traste con toda credibilidad gubernamental, tanto en el interior (masivo incumplimiento de su programa electotral en primera instancia como una vez en el Gobierno la práctica contradictoria con el mensaje), como a nivel exterior, (ocultamiento de Presupuestos por motivos electorales que han tenido como consecuencia la pérdida de toda credibilidad para nuestros socios y acreedores).
    Por último, y más grave aun, Rajoy en tan solo tres meses no solo ha dejado patente la sensación de “Gobierno intervenido” más allá de las decisiones concretas -entre las que podemos encontrar flagrantes violaciones de la letra y espíritu de nuestro ordenamiento- , si no que además el desconcierto, cuando no pánico, la descoordinación, cuando no desautorización, y por alargarme más, la casi certeza de que sus días en el poder están contados.
    Un cordial saludo y gracias por el espacio de opinión.

    • Enrique Martínez Cantero says:

      Gracias por tu felicitación. Muy de agradecer viniendo de un experimentado blogger como tu. Espero encontrarme comentarios tuyos con asiduidad.

      Quiero aprovechar esta respuesta para aclarar que mi intención con este blog es impulsar una mejor Administración Pública en España y un mayor rigor en la definición de Políticas Públicas. Por tanto, valorar más a los hechos que a las personas. Más a la forma de hacer que a la ideología.

      En este sentido, un gran déficit en España es la ausencia de programación estratégica integral, de orientación de presupuestos y políticas hacia las metas estratégicas, así como de gestión de las administraciones y de los recursos en la misma dirección.

      Con el post que comentamos quiero poner de relieve que hay coherencia o consistencia (libre de contradicciones) entre las medidas que habían sido adoptadas hasta ese momento por el Consejo de Ministros.

      No obstante, también pongo de relieve que ha faltado el anuncio previo (comunicación). Y añado ahora que falta (todavía es tiempo) la gestión efectiva de las políticas aprobadas. Y después vendrá el seguimiento y la comunicación de resultados. Y la evaluación y la reorientación estratégica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: